Los emprendedores agentes del cambio

Realmente en España, no somos plenamente conscientes del cambio que se está produciendo en el mundo económico. Nuestros hijos no piensan como nosotros. Tampoco piensan como nuestros padres. Pero seguro que en este momento conectan con nuestros abuelos. Si, nuestros abuelos, están o hubieran estado en perfecta sintonía con nuestros hijos. Eso si con una gran diferencia. Aquellos heredaron una economía agraria destrozada, dentro de un entorno mundial muy convulso. Nuestros hijos heredan una economía de servicios madura en un entorno mundial globalizado y más o menos estable.

El reto es el mismo añadir valor, generar trabajo, generar riqueza en definitiva. Nuestros abuelos lo hicieron sin infraestructuras básicas, sin materias primas, sin comunicaciones, trabajando duro. Hoy día nuestros hijos lo tienen que hacer en un mundo globalizado, con infraestructuras, con materias primas abundantes y relativamente baratas y una vez más trabajando duro muy duro.

La última crisis no ha sido solamente económica, ha sido de valores. De las crisis económicas se sale, de las crisis de valores no se sale fácilmente. Han visto como su padres se quedaba sin trabajo, como su vida les cambiaba, su horizonte se nublaba. Han visto que, como sus abuelos, tienen que comenzar igual, con los mismos principios con la perspectiva del trabajo. El esfuerzo de añadir valor, eso si, la mayoría de ellos haciendo lo que les gusta, pero con la espada del fracaso encima de sus cabezas.

Dos píldoras de distinta dosis. En estos últimos años he visto como unos jóvenes, perfectamente formados, con postgrados fuera de España, ponían en marcha dos iniciativas de éxito, de distinta dimensión.

Una pequeña, con cuatro brillantes ingenieros de caminos en paro, que tenían como afición, producir para ellos, cerveza artesanal de alta calidad. Hoy en día es su profesión. Han montado una pequeña fábrica de cerveza de alta calidad y están creciendo espectacularmente. Emprendedores y triunfadores.

Otra más grande, unos jóvenes recién llegados de Usa, montan una pequeña empresa de publicidad en redes sociales. Hoy en día son una multinacional española que está en veinte países y siguen creciendo espectacularmente. Emprendedores y triunfadores.

En ambos casos no han añadido valor a la sociedad con su formación. Pero han aportado a la sociedad dos empresas generadoras de valor añadido, de empleo, de riqueza en definitiva.

Ellos, emprendedores, se han posicionado muy bien en el entorno que les ha tocado vivir. Son unos surfistas que han sabido tomar la ola adecuada y están montados en ella.

Al final son conscientes de que alguien les llegara con un cheque en blanco para comprarles la empresa, pero ellos siguen añadiendo valor, sin pensar ni por asomo en el “pelotazo”.

Ricardo Castellanos [ rcastellanos@asfi.es /+34649718121] socio-fundador y todo el equipo de ASFI Directores Financieros [www.asfi.es] están desde sus inicios, hace ya ocho años, apoyando profesionalmente el emprendimiento empresarial de jóvenes y no tan jóvenes.

Share Button

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar